domingo, 20 de marzo de 2016

TORRIJAS AL HORNO

 
Herejía para unos, supervivencia para otros... Ya ya ya... ya se que jamás podrán ser como las fritas, pero yo nunca había hecho torrijas porque hacer fritangas va en contra de mis principios, además de lo que ensucia, que haces luego con ese aceite.... Muy rara rara rara vez lo hago. Además de las calorías extras que le echas a un torrija frita. Pero me encantan y no comerlas por esta razón... pues no, había que buscar una forma de que fueran menos calóricas y más cómodas de hacer.
 
Asumo que hechas al horno quedan diferentes, pero yo tenía que intentarlo. Busqué y busqué por internet y las fotos de torrijas al horno que veía me parecían estupendas. Pero cada receta ponía una temperatura y tiempo de horno diferentes, un lío para mí, que me gustan las exactitudes. Me he arriesgado a hacerlas al buen tún tún.
 
Curiosamente, no he visto torrijas hechas con leche condensada que es como nos gusta en mi familia. También he hecho un almíbar de naranja, diferente al que he comido toda la vida.  Riquísimo. Y si luego le pones unas líneas de sirope de chocolate por encima a la torrija, la repanocha. La naranja y el chocolate casan de maravilla. El resto de ingredientes he tratado de que fueran bajos en calorías: la leche condensada y la leche, obviamente si pasas de las calorías, estarían el doble de buenas. Pero a mi ya me gustan así.
 
Fallos: no tenía que haber cortado el pan tan al bies porque algunas rebanadas tenían mucha corteza y no veas para que esos bordes se reblandecieran con la leche infusionada, sin que el centro de la rodaja se quedará hecho una baba. 
 
Pero bueno, para mi ha sido un éxito total. Mis primeras torrijas y al horno!!!!! Todo un reto.
 
Estas son las torrijas que llevan el almibar, que son las que yo he comido siempre:


Y estas las que van rebozadas de azúcar y canela:
 
Ingredientes:
  • Para las torrijas:
  • 2 barras de pan del día anterior (yo he pasado de comprar pan de torrijas)
  • 3/4 de litro de leche desnatada
  • 2 tazas de leche condensada light
  • La piel de 1 naranja
  • 1 rama de canela
  • 4 huevos
  • Azúcar blanco y canela para las torrijas rebozadas
  • Para el almíbar de naranja:
  • 200 ml de zumo de naranja
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
  • 100 gr. de azúcar blanco
  • 2 cucharadas de miel
Preparación:

  • El día anterior preparé la leche. Se calienta en un cazo la leche con la piel de naranja, 1 rama de canela y las 2 tazas de leche condensada (cada taza tiene 250 ml), pero si te gusta más dulce échale más, al gusto. Cuando rompa a hervir se retira. 
  • Al día siguiente colar la leche y templar un poco al fuego antes de bañar el pan.
  • Preparamos una fuente para la leche, otra fuente con los huevos batidos, un plato hondo con azúcar y canela, y la bandeja de horno forrada con papel de horno.
  • Se corta el pan en rebanadas, al bies, pero no tan al bies como las mias para que la corteza no tenga tanta extensión. Se ponen en una fuente y se bañan con la leche aromatizada.
  • Se van dando la vuelta para que se impregnen bien con la leche. Cuidado de no empaparlas mucho porque se rompen al manejarlas. Yo diría que estuve como 15 minutos.
  • En otra fuente ponemos los huevos batidos. Pasamos la torrija de la fuente de leche a la de huevo y la rebozamos.
  • De aquí se pasa a la bandeja de horno forrada con papel de horno. Se espolvorean con azúcar y canela y se meten al horno, bajo el grill 5 minutos a 250º para que se tueste la superficie.  A los 5 minutos se vuelven a espolvorear de azúcar y canela y se vuelven a dejar 5 minutos bajo el grill. Mucho cuidado de no quemarlas.
  • El almíbar: Colocar los ingredientes en una cacerola, disolver el azúcar en el agua y llevar a fuego mediano por unos 15 minutos. Lo importante es no dejar de remover, porque de lo contrario se puede caramelizar y no servirá. Cocinar hasta que espese. Tampoco lo puedes dejar espesar mucho porque entonces es un caramelo muy denso como para bañar las torrijas. En fín, la preparación del almíbar es todo un mundo...
  • Yo hice unas cuantas con almíbar y otras rebozadas en azúcar y canela para comparar y porque iba a llevarlas al trabajo y algunas compañeras las comen así. Van a ser mis conejillos de indias. Pero que conste que no pienso consentir un comentario comparativo con las fritas. Hay que comérlas tal y como son sin compararlas porque entonces las pobres mías siempre saldrán perdiendo.
  • A estas torrijas de la foto las bañé con el almíbar. Están recién sacadas del grill, para mí están estupendas y jugositas por dentro. Ir bañándolas con el almíbar, poner otra capa de torrijas y seguir bañando. Me he tirado el día entero bañándolas, cambiándolas de posición para que todas estén bañadas por igual:
Son como mis bebés... que monas ellas. Y lo bueno es que lo he hecho de tal forma que no me ha sobrado ni leche, ni huevo ni nada. Mi cocina sin humos, ni olores a aceitazo... sólo un maravilloso olor a repostería.

No hay comentarios :

Publicar un comentario