sábado, 6 de julio de 2013

BAGELS

Madre mia, no estoy emocionada ni ná con mis bagels... tengo un subidón encima. Ha sido algo pesado pero merece la pena. He sacado la receta de Las recetas de Annie, una americana afincada en España que tiene un programa de TV y la verdad es que todas sus recetas son bien fáciles de hacer por lo bien lo explica todo.
 
Los bagels es algo que llevo queriendo hacer desde hace bastante tiempo pero con la historia de que después de levar hay que hervirlos y bla bla bla... me daba algo de pereza. Precisamente al hervirlos antes de hornearlos hace que por dentro estén tiernos y crujiente por fuera. Como tenía pensado hacer unas hamburguesas de salmón, quería tener bagels para prepararme un super piscolabis, con una buena salsita de yogur, su lechuguita...
 
Y ahora un poquito de historia sacada de Wikipedia.
 
El bagel fue inventado mucho antes, en Cracovia, Polonia, como un competidor al bublik un pan delgado de harina de trigo diseñado para la Cuaresma. Leo Rosten escribió en "Las Alegrías de Yidis" que por primera vez se menciona la palabra "bajgiel" en el Reglamento de la Comunidad de Cracovia en 1610. Este reglamento declaró que un bagel se debería dar como regalo a una mujer en parto. En el medio del 16 y el principio de los siglos 17, el "bajgiel" se convirtió en un elemento básico de la dieta nacional polaca.

Posteriormente, el alimento se popularizó entre la comunidad judía a mediados del siglo XIX, cuando panaderías de Londres comenzaron a comercializarlos regularmente en tres unidades. Posteriormente, la emigración a América del Norte de ciudadanos europeos y judíos favoreció la implantación del alimento y su comercialización.

El bagel se puede hacer tal cual o espolvorear con semillas que es lo habitual, puede comerse sólo pero lo más tradicional es abrirlo y rellenarlo con crema de queso, salmón ahumado, tomate o cebolla. En Madrid lo venden en una tienda americana en paquetea de 6 y bastante más caros que lo que te puede costar hecho en casa. Pero claro este tipo de recetas sólo es para gente "muy motivada" porque cualquiera te dirá que no compensa la trabajera, pero la satisfacción que yo tengo no me la quita nadie. 
 
Y un primer plano de un bagel de sésamo.
 
 
Y vamos con la receta:
 
Ingredientes:
 
  • 125 ml de agua
  • 125 ml de leche (yo puse desnatada)
  • 1 cubilete de levadura prensada
  • 450 gr. de harina de fuerza
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 30 gr. de mantequilla o margarina derretida
  • 1 huevo
  • Para decorar: semillas de amapola, sésamo, cebolla en polvo o cebolla frita crujiente
Preparación:
 
  • Se mezcla el agua y la leche y se mete un poco en el microondas para templarlo. No tiene que estar muy caliente porque mata la levadura, sólo templada. De esta mezcla se sacan 4 cucharaditas, se echan en un vaso y se agrega la levadura para que empiece a hacer burbujitas. Podéis incluso echarle la cucharadita de azúcar porque le ayuda a fermentar. Dejarlo 10 minutos.
  • Mientras, en otro bol poner la harina, el resto de la mezcla de agua y leche, la mezcla de la levadura, la mantequilla derretida, la sal y la clara del huevo. La yema la reservamos en la nevera para luego glasear los bagels.
  • En esta ocasión no he utilizado la panificadora, lo he hecho con las varillas especiales para masas de mi batidora (rezo para que nunca nunca se me rompa porque ya no la hacen igual). He amasado con la batidora durante 10 minutos.
  • Engrasamos con un poco de aceite otro bol y echamos la masa. Hacemos una bola y cubrimos el bol con film transparente o un trapo mojado en agua fría. Lo dejamos levar durante una hora en un sitio cálido. Que mi casa sea un asadero de patos ahora en verano facilita este paso.

  • Después de 1 hora mirad como ha crecido mi niña!!!! Que madre orgullosa me siento...
  • Y ahora le dais un puñetazo a la masa para que se le vaya todo el aire y veréis como disminuye la masa. Ahora me siento como una madre maltratadora, hasta creo haber oído un llanto...
  • Me tomé la molestia de pesar la masa para poder dividirla en trozos de igual peso, que soy super maniática de las exactitudes. Pesaba 768 gr. asi que dividí la masa en porciones de 128 gr. y empecé a formar los bagels. Yo abrí todo lo que pude el agujero porque luego tienden a ir encojiendo y despues de hornear te quedas con un bagel con un agujero minúsculo.
  • Los bagels los vas poniendo en una bandeja de horno engrasada con aceite y se dejan otros 10 minutos con un trapo mojado en agua o film de cocina, lo que sea para que no se resequen. Después de 10 minutos estaban así.
  • Y ahora es cuando viene momento hervido. Puse 4 litros de agua en una olla y lo puse a hervir mientras estaban subiendo la primera hora para tener el agua hirviendo cuando fuera el momento.
  • Se van echando de uno en uno, y se dejan 30 segundos, vamos que los metes y en lo que coges la rasera ya es momento de sacarlo. Se van poniendo de nuevo en la bandeja.
  • Y ahora la parte entretenida que es la decoración. Coges la yema que reservaste en la nevera y la diluyes con un poco de agua y con una brochita pincelas todos los bagels. Luego los espolvoreas con las semillas que te gusten. Yo usé semillas de sésamo, amapola y polvo de cebolla.
  • En la foto los de amapola.....
  • .... y los de cebolla....
  • ... y los de sésamo
  • Al horno precalentado a 220º durante 25 minutos. Una vez más insisto con el tema de los tiempos de horno, cada cual conoce su horno y sabe si arrebata o no lo que metéis en él. Mi horno suele calentar más de lo que marca el termostato. Debería llamar a un técnico para que me lo calibrara pero no estoy para gastos.
  • Y bueno, este es el resultado. Los de cebolla deberíais cubrirlo con papel de aluminio para que no se queme. He pensado que la próxima vez utilizaré cebolla frita crujiente que venden ya que en el fondo de la bolsa es donde va la cebolla triturada y más fina que no echamos al hacer pan de cebolla y que es perfecta para espolvorear.
He probado uno tal cual para ver que tal y estaba super bueno. Me queda la prueba de rellenarlo. Cuando lo haga, haré una foto y la subiré.

2 comentarios :

  1. Hola!
    Si tienes problemas con la temperatura del horno, más que calibrarlo que será caro y engorroso, puedes comprar unos termómetros de interior de horno que van muy bien... Yo tenía el mismo problema y descubrirlos fue algo maravilloso...
    Espero serte de ayuda y muchas felicidades por el blog, es muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Elia por tu consejo. Me parece una idea estupenda. Buscaré un termómetro por tiendas de cocina de Madrid.
    Y me alegro que te guste mi blog :))

    ResponderEliminar