jueves, 6 de septiembre de 2012

PANECILLOS DE CENTENO CON PIPAS DE CALABAZA Y LIMÓN, CON LA PANIFICADORA

 
 
 
Estoy como para que me saquen a hombros por la puerta grande. Los he hecho con la función "masas" de mi panificadora. La primera vez que los hice no la tenía y lo hice a la antigua usanza, con mis manitas, y me quedaron genial, todo muy laborioso pero muy ricos. Esta vez ha sido todo taaan cómodo y el resultado tan tan estupendo. Estoy que no quepo en mi...
 
Esta receta se la debo al blog A que saben las nubes. Aunque ahora su blog no parece tanto un blog de cocina como de fotografía. Yo había guardado el enlace de los panecillos en mis favoritos, afortunadamente porque ahora no podría encontrarlo en su blog. La única variación que hice fué que yo les puse semillas de calabaza, para mi un acierto, y la rayadura de limón le dá un toque genial como muy mediterráneo.
 
Voy a hacerme una hamburguesa vegana con soja texturizada. Tengo en la cocina tantas sobras de pruebas y recetas que voy haciendo que estoy decidida a dar salida a todos esos "repitajos" como diría mi madre.
 
Bueno, pues a todas las paneras del mundo, estos panecillos están garantizados. 
 
Ingredientes:
 
  • 350 ml de agua templada
  • 1 cucharadita de sal
  • la rayadura de 1 limón
  • 400 gr. de harina blanca de fuerza
  • 100 gr. de harina de centeno
  • 1 cubilete de levadura fresca
  • 70 gr. de pipas de calabaza
Preparación:
 
  1. Para quien quiera hacer todo el proceso a mano, se pone en 1 vaso el agua templada y se echa el cubilete de levadura. Se espera como 10 minutos hasta que haga espumita.
  2. En un bol ponemos las dos harinas y la sal. Hacemos un hoyo en el medio y vamos echando el agua con la levadura y nos ayudamos con una espátula para ir incorporando el agua en la harina. Una vez que ya tenemos formada una masa elástica la volcamos sobre la encimera de la cocina espolvoreada con harina.
  3. Agregamos la rayadura de limón y las pipas de calabaza y vamos trabajando de tal manera que vayamos incorporando aire a la masa. Metemos las manos por debajo de la masa con los pulgares por encima, y la dejamos caer sobre la mesa al mismo tiempo que sujetamos un extremo, de tal manera que podamos doblarla sobre sí misma. De esta manera vamos incorporando el aire, y comenzará a volverse elástica y moldeable. Si tienes práctica amasando se hace rápido, sino te cuesta más tiempo y esfuerzo (acabo de dar besitos a mi panificadora, en agradecimiento).
  4. Hacemos una bola y la metemos en un bol enharinado y la dejamos reposar cubierta con film de cocina alrededor de 1 hora en un sitio cálido, hasta que doble su volumen.
  5. Terminado el reposo, volvemos a volcarla sobre la superficie de trabajo y dividimos la masa en doce partes . Con cada parte formaremos una bola. Para ello aplanamos la masa con las manos, y llevamos los extremos hacia el centro haciendo rotar la bola según la vamos trabajando.
  6. Colocamos las bolas separadas sobre un paño enharinado, las salpicamos con harina, y hacemos un corte en forma de cruz en la superficie con una cuchilla. Dejamos levar durante una hora más. Este es el momento en el que pongo a calentar el horno a 250 grados.
  7. Cuando los panecillos hayan levado, los pasamos con cuidado a la placa cubierta con papel de horno. Vaporizamos el interior del horno con agua y metemos los panecillos inmediatamente. Bajamos la temperatura a 220 grados y dejamos que se horneen durante unos 15 minutos. 
  8. Quien lo haga con panificadora: se ponen todos los ingredientes por el orden que los he escrito. Se programa en función "masas", sin más. En esta función no hay que programar ni el peso ni el nivel de tostado. Yo he puesto todos los ingredientes juntos porque las amigas que tienen panificadora me dicen que es más cómodo pero yo creo que echando las pipas de calabaza en el momento en el que te lo pide la panificadora evitas que se te queden tan trituradas como me ha pasado a mí. En la foto si se ven trocitos de la pipas pero quedaría mejor si estuviera más enteras. Pero eso es cuestión de gustos.
  9. Cuando la panificadora termine sacar la masa y pasar directamente al paso nº 5 y dejar levar (por si acaso) otra media hora más (aunque la panificadora ya ha hecho toda la fermentación).
 
Esta vez los tiempos de horneado han sido perfectos. Como he hecho algunos panecillos más grandes que otros para comérmelos en plan hamburguesa, los he puesto al fondo de la bandeja para que se hagan más que los panecillos pequeños que los he puesto al principio de la bandeja en el horno.
 
En fín, que yo estoy muy satisfecha porque normalmente siempre le encuentro una pega a lo que hago.
 


No hay comentarios :

Publicar un comentario