domingo, 17 de febrero de 2013

TARTA GUINNESS



La gracia de esta tarta es que imita una jarra de Guinness, el cuerpo negro y su espumita blanca por encima. La covertura no tiene que quedar lisa porque se supone que imita a la espuma de la cerveza. La cerveza no se nota en el resultado final pero sí ayuda a darle humedad al bizcocho por lo que no resulta un ladrillo de tragar. 
 
Aunque esta tarta no ha salido como yo quería, la voy a agregar al blog pero que nadie la tome como ejemplo. Cogí como referencia 3 blogs maravillosos donde veréis fotos estupendas. Unicamente agrego de mi cosecha propia los consejos a la hora de montar la nata.
Son los 3 iguales con mínimas diferencias. El fallo de mi tarta fué el frosting. A medida que iba pasando el día la tarta iba asentándose e iba quedando mejor porque el frosting se iba enfriando.  Mi problema fué que todos los ingredientes de la cobertura estaban a temperatura ambiente y cuando eché la crema por encima de la tarta no estaba fria del todo por lo que se desbordó por los bordes al estar muy líquida. Aún así, estaba muy rica y si tenéis cuidado con el frosting todo debería quedar perfecto.
 
Ingredientes:
  • Para el bizcocho:
  • 250 g de harina de repostería. Sin levadura.
  • 75 g de cacao valor
  • 400 g de azúcar blanco
  • 2 cucharaditas y media de bicarbonato sodico (de postre)
  • 250 gr de cerveza negra
  • 250 g de mantequilla
  • 200 ml de nata líquida
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Para la cobertura:
  • 300 ml de nata para montar*
  • 300 g de queso crema recién sacado de la nevera. Yo puse queso crema light de la marca de Mercadona pero siendo light es algo más líquida que la entera por lo que os recomiendo comprarla entera... total... con todo el azucar que lleva, que el queso crema sea light o normal no va a cambiar mucho.
  • 150 g de azúcar glas
*Consejos para montar la nata: aseguraros de que ha estado en la nevera 24 horas antes de montarla. El recipiente donde la montéis tiene que estar en el congelador 15 minutos. Agitar el envase antes de echarlo al recipiente. Una vez que esté montada meterla de nuevo en la nevera y no ponerla sobre la tarta hasta que todo se haya enfriado bien.

Preparación:
 
  • Calentamos la cerveza a fuego medio, sin que llegue a hervir, en una olla y cuando esté caliente le añadimos la mantequilla en trozos. Movemos hasta que esté derretida. Reservamos.
  • Mezclamos el cacao, el azúcar, la harina y el bicarbonato en un cuenco.
  • En otro, ponemos la nata, los huevos y la vainilla líquida. Mezclamos bien. Añadimos la cerveza con la mantequilla y mezclamos nuevamente. Debe estar bien homogénea la mezcla.
  • Mezclamos la masa obtenida con los ingredientes secos. Batimos y nos quedará una masa tirando a líquida pero no pasa nada porque una vez en el horno se queda más firme, y al pasar de los días igual pero mantendrá su humedad y jugosidad.

  • Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo. Ponemos la masa en un molde bien engrasado, más bien alto, ya que tiende a subir. A mi me desbordó un poco.
  • Lo dejamos 50 minutos aproximadamente o hasta que lo pinchemos y veamos que sale limpio. Dejamos enfriar.
 
  • La cobertura.
  • Montamos la nata. Tener en cuenta los consejos que os pongo arriba para montarla.
  • Mezclamos el queso y el azúcar. Debes conseguir una crema suave. Si lo haces con batidora, que no sea a velocidad elevada. Añadimos la nata montada y mezclamos con movimientos envolventes hasta que estén bien integrados todos los ingredientes.
Cubrir el bizcocho con la cobertura una vez que todo esté bien frio. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario