sábado, 15 de diciembre de 2012

MUFFINS DE GROSELLAS

Y por fín he hecho unos muffins que me han salido bien. Aunque tengo que comprar una bandeja de horno para 12 muffins porque lo hice con una que tengo de silicona para 6 y así se tarda más y se gasta más horno.
 
Usé "buttermilk" que es un suero de leche y lo usan mucho en recetas americanas. Se puede hacer en casa pero si te dá pereza lo puedes comprar en Alcampo y creo que también en Lidl pero yo aquí no lo encontré. El verdadero buttermilk se obtiene de batir nata para formarla en mantequilla, su sabor es un poco amargo.

Lo que se vende por buttermilk es en realidad leche desnatada fermentada con un tipo de bacterias denominadas estreptococos que producen una transformación de la lactosa en ácido láctico, pasando posteriormente a ser tratada con calor para detener la acción bacteriana y frenar la fermentación. 
 
Hacer buttermilk casero es fácil: añadir 1 cucharada sopera de limón, o de vinagre a una taza (240 ml)  de leche templada y déjalo a temperatura ambiente hasta que se corte, alrededor de 15 minutos. No es bueno sustituir buttermilk por yogur porque no es lo mismo. Si la receta os pidiera nata agria en este caso si se podría sustituir.
 
Os pongo un enlace de un blog que dá 2 técnicas para hacerlo "Vamos a cocinar". La autora de este blog hace unas tartas de morirse. Esta chica explica muy bien todo sobre el buttermilk.
 
En cualquier caso el bote que he comprado me dá para varias veces. Voy a congelar las cantidades necesarias para cada hornada asi que yo creo que lo amortizaré.
 
Gracias a la buttermilk y al aceite de girsasol se consiguen estos muffins super esponjosos, en absoluto secos.
 
 
 

Ingredientes:

  • 2 1/2 tazas (350 gr) de harina común
  • 3/4 taza (150 gr) de azucar
  • 2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 de sal
  • Rayadura de una naranja
  • 1 huevo grande o 2 pequeños, batidos ligeramente
  • 3/4 taza (180 ml) de "buttermilk"
  • 2/3 taza (160 ml) de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 2 tazas de grosellas o cualquier otro tipo de fruta del bosque que pueden ser fresca o congeladas. Yo encontré un supermercado ruso que vendían bolsas de 1/2 k de diferentes frutas del bosque y más baratas que en otros supermercados. La opción de tenerlas congeladas es fantástica porque siempre las tienes cuando necesitas.
Preparación:

  • Se precalienta el horno a 190º, la bandeja de enmedio
  • En un bol se ponen los ingredientes húmedos: el huevo ligeramente batido, buttermilk, aceite de girasol y esencia de vainilla.
  • En otro bol se ponen los ingredientes secos: harina, azucar, polvo de hornear, bicarbonato, sal y rayadura de naranja (yo siempre tengo rayadura congelada en paquetitos). Se mezcla todo bien. Suavemente se añaden las 2 tazas de grosellas y se mezclan los justo. No hay que manipular apenas esta masa porque si no saldrán unos muffins apelmazados.
  • Se ponen papelitos de muffins en el molde que vayáis a utilizar. No hace falta engrasarlos. Se llenan los moldes hasta arriba y se espolvorean con azucar.
  • Meter al horno precalentado por espacio de 30 minutos (serían 20 si se utilizan frutas del bosque fresca). A los 20 minutos podéis poner papel de alumnio por encima para que no se arrebaten mucho por arriba y seguir horneando 10 minutos más. Un total de 30 minutos.

He estado viendo un programa de Donna Hay que hace unas recetas estupendas, fáciles y cómodas y sin ensuciar apenas. Ella hace unos muffins de árandanos y no utiliza dos boles para ingredientes húmedos y secos. En un bol grande pone los secos y hace un hoyo en el centro donde pone los húmedos. Remueve un poco para mezclar los húmedos y luego empieza a mezclar con los secos. Así no se ensucia tanto. Los próximos muffins lo haré como ella a ver que tal.

2 comentarios :